logo

TEMPESTAD

TEMPESTAD

Una ola de realidad

 

1. coloquial excitación violenta del ánimo de una o varias personas (ej. su enfado provocó una tempestad en la reunión.)

2. Levantar tempestades: producir disturbios, desórdenes, o cualquier tipo de exaltación, (ej. sus manifestaciones levantarán tempestades entre la oposición.)

Me siento identificado con estas descripciones, con la palabra tempestad y con el contexto de la obra, veo que esta todo unido y conectado, no es un simple título por poner, se describe a sí misma y a mi en su tiempo real de construcción, está viva porque me ha visto día a día aunque no le dedicara tiempo, me ha visto llegar a casa y ha escuchado muchísimas conversaciones profundas, sin poder hablar sabe muchas cosas. En el contexto en el que hice ésta obra era un tiempo inseguro, indeciso, desordenado y con muchos altibajos, que día a día acaban afectando emocional y mentalmente durante casi 2 años.

En todo este transcurso, luchaba por algo en lo que creía, que finalmente se desvaneció entre el tiempo y la multitud, pero me he dado cuenta que toda ésta lucha no podría haberla logrado sin la ayuda de las personas que me he rodeado, y algo esencial en lo que realmente he creído toda mi vida por mucho que me machacasen, he creído en mí y quizás de cierto modo he luchado por mí, esto me ha llevado a aprender cosas que en la vida no podría imaginar, cuando alguien cree en si mismo y actúa ayudando a los demás pienso que reparte luz y alumbra, cuando dos o más luces se juntan alumbran más todavía por lo tanto el camino se ilumina y por pequeña que sea esa luz, uno está tranquilo de que lo está haciendo bien.

es un precio que quise pagar por aprender, por la inquietud de conocer y saber más, para poder tener un mayor control de las herramientas que se utilizan hoy en día, quizás también en este tiempo aprendí a pensar de forma diferente, en cuanto a el contexto que me ha tocado vivir.

"Como las olas del mar unas vienen y otras van"

Una vez pasada la tempestad, me deshice de la mayor parte de lo que tenía hecho porque sabía que no le había podido dedicar el tiempo que se merecía, la pintura es algo moldeable, y no creo que se le deba tener miedo a estropear algo que ha salido bien, es mas pienso que hay que destruir eso que has hecho que ha salido bonito, para poder coger confianza contigo mismo, porque si lo has hecho tu, puedes volver hacerlo, la confianza en uno mismo es esencial. Por lo tanto con más calma y precisión pude acabar la obra situando los elementos correctamente en su sitio y con una pincelada con más sentido no tan ajetreada, estresada como se puede ver en la imagen que se titula Tempestad 146 x 114 cm.

(Pulsando en el interior de la imagen se obtiene el título)

 

"Abajo podéis dejar vuestro comentario en relación a lo que os parece el cambio por decirlo de alguna forma entre lo dionisíaco y lo apolíneo."

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido esta protegido